Valores Salesianos

 

 

La vida es el don supremo que hemos recibido de Dios.

Encuentra su sentido pleno cuando se entrega.

Exige amarla, cuidarla, defenderla y potenciarla con sentido de responsabilidad para llevarla a la perfección en el amor.

Al hablar de vida, queremos hacer referencia al don inestimable de la creación, la confirmación de la acción creadora que se confía al ser humano para usarla responsablemente, custodiarla, promoverla, y el asombro ante sus maravillas.

HONESTIDAD: Es  la  cualidad  humana  de  ser,  hacer  y  comunicar  con  sinceridad,  lealtad  y  transparencia en base a los principios y valores universales.                               
 
RESPETO: Es el valor que permite que el hombre pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades de sí mismo, del prójimo y sus derechos.  Es decir, el respeto es el reconocimiento del valor propio del ser humano creado a imagen y semejanza de Dios.
 
PAZ: La paz es la aspiración más grande de toda la humanidad.     Es  un  don  y  una  tarea  que  nos  compromete a respetar el orden establecido  por  Dios  a  vivir  en  armonía  valorando  a cada persona, cultivando el diálogo, el perdón, la reconciliación y la gestión positiva de los conflictos.
CIUDADANIA: Es  el  respeto  de  las  leyes  y  los  valores  cívicos. Es participar activa y  corresponsablemente en  la búsqueda  del Bien   Común,   valorando    las   diferencias,   consciente   de   los Derechos Humanos de todos.
 
ALEGRIA:  Es  expresión  de la  esperanza, signo de un corazón que ama  a  Dios  y se  siente  amado por Él.  Es una característica del ambiente salesiano que lleva a educar desde lo positivo y a vivir el   cotidiano   con   sentido   de   fiesta.  Es  el  rostro  de  nuestra Santidad.
 
GRATITUD:  Nace  del  reconocimiento  del  bien  recibido,  y abre al deseo  de  corresponder,  creando  así  un  ambiente  de  bondad, favoreciendo  el  amor  recíproco,  el  sentido de pertenencia y la alegría de vivir juntos.